Las últimas sesiones celebradas de PGD Farma se han centrado en distintos aspectos relacionados con el buen desempeño del farmacéutico como gestor. De la mano de destacados profesionales del sector, se ha abordado cuestiones relacionadas con la organización  y el equipo de la oficina de farmacia, la gestión de existencias, así como la mejora de márgenes y tesorería. Por orden de intervención, Rosalía Gozalo trasladó a los participantes su experiencia en cuanto a la organización de la farmacia, bajo el criterio de que “no existe un organización mejor o peor, si no simplemente, más o menos alineada con los objetivos marcados”. Gozalo, cotitular de la farmacia “Las Gemelas” ha insistido en definir y establecer objetivos e indicadores de seguimiento, para conocer el desempeño del equipo para obtener lo mejor del mismo.

Rosalia Gozalo, cotitular de la farmacia Las Gemelas

Por su parte Sergi Bardají, consultor farmacéutico ha tratado en dos días distintos, tres aspectos fundamentales para devenir de la farmacia: la gestión de existencias, los margenes y la tesorería. Aprovechando abundantes ejemplos prácticos y ejercicios desarrollados por los participantes, Bardají explicó por qué la gestión de stocks hace que disminuyan las necesidades de tesorería y ayudan a evitar faltas y caducidades. Desde el punto de vista de márgenes, Bardají, ha apuntado una serie de ideas, en concreto, cuadrar todos los albaranes y recoger las condiciones en el albarán. Además preparar una carpeta con las distintas condiciones comerciales acordadas, realizar una simulación del pedido comercial, reclamar los abonos por las condiciones mal aplicadas, agrupar moléculas y revisar mensualmente los márgenes de venta por línea.

Las últimas sesiones de Bardají se han centrado en la tesorería, para lo que ha comenzando por preguntarse sobre la necesidad de una correcta gestión de este apartado financiero. Como respuesta, el consultor, ha comentado que no existe ninguna empresa que no lleve un presupuesto de tesorería, sin ello es imposible devolver préstamos, evitar descubiertos y poder acogerse al pago anticipado, en definitiva, recordaba es el “semáforo que nos mide la gestión de la oficina de farmacia”. Para concluir ha introducido una serie de mejoras que los farmacéuticos deberían introducir en su operativa como son mantener un mínimo de cuentas bancarias, aprovechando las características de la banca electrónica, hacer un seguimiento diario, vigilar la recepción de albaranes con vencimiento y conocer el aplazamiento al igual que las condiciones comerciales.